Sostenibilidad ambiental y comunidades energéticas

sostenibilidad ambiental

Índice

La sostenibilidad ambiental es el corazón de la nueva cultura de desarrollo empresarial sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Esta cultura pugna por extenderse en nuestras sociedades, cada día más concienciadas de la necesidad de proteger el medio ambiente. Observando unos ciertos criterios genéricos  y atendiendo a una serie de consejos contrastados , podemos examinar nuestra estrategia empresarial en términos de RSC e impacto medioambiental sostenible. 

Dentro de los planes más avanzados de sostenibilidad ambiental encontramos las comunidades energéticas, colectivos que participan en proyectos de energía renovable con  instalaciones autosuficientes y autónomas. La primera comunidad energética industrial de España acaba de fundarse en Granada, y podemos predecir que pronto la seguirán muchas más. 

Sostenibilidad ambiental en el desarrollo empresarial 

La sostenibilidad ambiental en las empresas es la base de una nueva cultura que aspira a inundar todos los niveles de la actividad empresarial, asegurando el respeto al medio ambiente en toda la cadena de trabajo y de valor. Los acuciantes peligros asociados a la emergencia climática y la contaminación reclaman una actuación decidida de nuestras sociedades, los agentes sociales y sus principales representantes.

Los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas nos implican a todos por igual. Las empresas, y en general toda actividad económica, financiera e industrial, se encuentran llamadas a jugar un papel extraordinariamente relevante. En los modelos tradicionales, el impacto medioambiental de la gestión de los recursos tenía una importancia apenas residual. Por ello es preciso crear nuevos modelos y desarrollar nuevas estrategias coordinadas

El rendimiento de los recursos, la gestión de la contaminación y las emisiones, y sin duda la eficiencia energética, constituyen tres elementos claves para asegurar un desarrollo sostenible de la economía. Su introducción como criterios genéricos en la estrategia de sostenibilidad de las empresas potenciará a un tiempo su capacidad desarrollo y la protección del medio ambiente.

Criterios genéricos de sostenibilidad 

Contamos con los siguientes criterios genéricos para integrar en términos de mediciones nuestros indicadores de éxito y la viabilidad de la empresa y las actuaciones sostenibles planificadas:

–       Rendimiento. El nivel de utilización de recursos debe ser inferior a la capacidad de regeneración de los mismos. De lo contrario, terminamos agotando los recursos.

–       Contaminación. Es preciso reducir y controlar los niveles de emisión de CO2. Igualmente relevante es reciclar de manera planificada dirigiendo los residuos producidos al destino donde encuentren el tratamiento adecuado.

–       Eficiencia energética. Empleo y fomento de fuentes de energía limpias y renovables: energía hidráulica, eólica y solar.

Consejos para la mejora de la sostenibilidad ambiental 

Cada vez es mayor el número de empresas que deciden emprender acciones para mejorar la sostenibilidad de su organización. Ello no sólo se debe a la legislación creada a tales efectos, sino también a la toma de conciencia generalizada respecto a la cuestión. El objetivo es que toda actividad empresarial implemente estrategias, políticas y planes de actuación específicos que aseguren la protección del medio ambiente.

No siempre es sencillo identificar aquellos momentos de la cadena de valor en los que no se logran los objetivos de eficiencia sostenible. Los siguientes consejos pueden ayudarnos a identificar esos momentos para planificar nuestras estrategias en consecuencia:

Integración en la economía circular 

La economía circular es uno de los conceptos fundamentales en sostenibilidad. Suele referirse al reciclaje, pero su objetivo es sentar las bases de un nuevo modelo de producción y de consumo. Consiste tanto en la reducción de emisiones de CO2 como en el aprovechamiento de dispositivos y maquinaria, su reutilización y desde luego en el reciclaje.

Selección de proveedores 

La huella en el medio ambiente es mucho más respetuosa si optamos por acudir a proveedores que también apliquen estrategias de sostenibilidad ambiental, reutilización y reciclaje de los recursos en el desarrollo de su actividad. A su vez, podemos fomentar la economía local o de proximidad incluyendo en nuestra planificación a proveedores cercanos, sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. 

Gestión del transporte

Una correcta estrategia de sostenibilidad ambiental debe observar la gestión eficiente de todos los medios de transporte relacionados con nuestra actividad. Hacer uso de medios poco o nada contaminantes, controlar los niveles de emisiones de CO2, el empleo de vehículos de uso compartido para los empleados o el fomento del transporte público y la bicicleta, son elementos determinantes para una gestión del transporte sostenible. 

Formación medioambiental 

La educación y formación medioambiental para todos los miembros de la organización representa un momento fundamental de una estrategia sostenible. La legislación ambiental es cada vez más exigente y compleja, y además cambiante, de modo que es preciso mantenerse actualizados. Hay muchos modos de impulsar nuestra estrategia de RSC y cumplir los objetivos de desarrollo sostenible mediante procesos de formación innovadores, sencillos e incluso divertidos.

Eficiencia energética

Economizar los recursos energéticos es la mejor manera de mejorar el rendimiento y la productividad. Las fuentes de energía y la optimización de la energía en nuestros espacios, dispositivos y maquinaria deben ser objeto de permanente análisis. A veces, pequeñas modificaciones o implementaciones tienen como resultado una importante reducción del consumo energético.

La elección de fuentes de energía renovables y el aprovechamiento de la energía solar son dos instrumentos ya al alcance de todos. El diseño de los espacios de trabajo a partir de materiales y estructuras adecuadas para cada época del año, ajustes eficientes de la climatización y coordinación sostenible de los modelos de trabajo (presencial, remoto o mixto) son factores que influyen positivamente en la sostenibilidad ambiental.

Comunidades energéticas industriales y sostenibilidad ambiental

La comunidad energética industrial es un ejemplo de comunidad energética, esto es, un colectivo que participa activamente en un proyecto de energía renovable mediante la implementación de instalaciones autosuficientes y autónomas respecto a la red eléctrica. Se trata, por tanto, de un elemento crucial en términos de estrategias de sostenibilidad ambiental.

Una comunidad energética industrial está formada por un conjunto de industrias asociadas a sistemas de autoconsumo compartido para empresas por completo autónomas. Se definen por las siguientes características:

  • Participación abierta y voluntaria
  • Autonomía y control cooperativo
  • Destino de los beneficios económicos al desarrollo social y ambiental de su entorno

La primera comunidad energética industrial en Granada

La Escuela Internacional de Gerencia, la proveedora Saez de Tejada y la estación de servicio de Tamoil se han unido para crear la primera comunidad energética industrial en Granada. La ciudad se posiciona de este modo como pionera en el desarrollo de una producción energética más justa y sostenible para sus ciudadanos.

La iniciativa, implementada por Vergy, permite a las empresas involucradas acceder a una energía más limpia y ahorrar desde un 20% en la factura de la luz. Ante la situación global de precios de la energía, las comunidades energéticas están despertando un gran interés como alternativa eficiente y sostenible al marco energético convencional, reduciendo la dependencia energética del mercado mayorista.

En el impulso de comunidades energéticas, Vergy no sólo gestiona el diseño y la instalación, sino que también se hace cargo de la inversión inicial y del mantenimiento. Las tres compañías mencionadas se encuentran a una distancia menor de 500 metros, lo que facilita que puedan compartir energía entre ellas

Las comunidades energéticas son un habilitador del consumo de energía renovable masivo. Ayudan en la reducción de costes de infraestructuras y en la superación de barreras técnicas que muchas personas y empresas sufren al no poder instalar placas en sus propios tejados. Modelos colaborativos como los impulsados por Vergy abren la planificación energética a un nuevo ámbito de posibilidades eficientes y sostenibles. 

La sostenibilidad ambiental en el desarrollo empresarial tiene en las comunidades energéticas, y en especial en su modelo industrial, una oportunidad única para concretar estrategias y planificaciones sostenibles y eficientes que potencien la reducción de emisiones, el ahorro energético y el respeto al medio ambiente.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.