¿Cómo podemos almacenar energía solar?

almacenar energía solar

Índice

Cambio climático. El calor va y viene. Ya no sabes si pasarte el día en la piscina o con una manta echada. Puede parecer que el verano, al haber más horas de luz, es el mejor momento para instalar tus placas solares o sumarte a una comunidad energética. Pero, no tiene por qué.

Si eres de los que pasa la mitad del verano moviéndose de un sitio a otro para desconectar, disfrutar, incluso para huir del calor, puede que te hayas preguntado por esa energía que siguen generando tus placas, pero que no estás consumiendo. ¿Sabrías cómo almacenar la energía solar

Pero, ¿qué es eso de las baterías? Son la clave del almacenamiento de energía. Aseguran un futuro descarbonizado. Y no solo  a nivel global, también desde una perspectiva personal o, mejor aún, comunitaria. 

La sostenibilidad ambiental está a la orden del día, y no es de extrañar. La opción de consumir energía más limpia y económica es una realidad, y el futuro de las próximas generaciones depende del éxito de la concienciación en cada sector de la economía y en cada hogar.

La gran aliada: la tecnología. Al servicio de nuestras necesidades, permite el autoconsumo energético, individual o colectivo. Y, es aquí donde surgen las comunidades energéticas, un modelo revolucionario de consumo energético que también tiene en el almacenamiento de la energía un momento esencial. 

 

¿Cómo almacenar energía solar? 

 

La idea es simple. Capturar y reservar energía para su uso en el futuro. Por tanto, es un elemento crucial para la transición energética. Guardar energía facilita la eficiencia en la producción de energías renovables. Así, no se desperdicia nada y se le da un uso posterior.

La mayor parte del consumo mundial de energía proviene de combustibles fósiles. Es decir, petróleo, carbón y gas natural. Otras alternativas no-renovables, como la energía nuclear, conllevan riesgos considerables en forma de accidentes. Además, los residuos que genera y su tratamiento son un problema a tener en cuenta.

¿Cuáles son los retos de la transición energética?

  1. – Reducir las emisiones de dióxido de carbono.
  2. – Superar del petróleo y otros combustibles fósiles.
  3. – Garantizar la seguridad ante los peligros que supone la energía nuclear.
  4. – Reducir el consumo de energía.
  5. – Proteger la salud de la población y del medioambiente.
  6. – Apostar por el autoconsumo.

Todos ellos pasan por la necesidad de reservar la energía.

 

Almacenar energía solar, eólica e hidroeléctrica 

 

Aunque la energía eléctrica puede ser generada, transportada y transformada con relativa sencillez, hasta ahora no hemos conseguido almacenarla de modo práctico, fácil y barato

Contamos con tres tipos de sistemas de almacenamiento: a gran escala, en redes y activos de generación, y a nivel de usuario final. Vamos a centrarnos en este último. Luego examinaremos cómo almacenar la energía solar tanto en la actualidad como las tendencias de futuro que están por llegar.

Los sistemas tecnológicos que permiten el autoconsumo energético en cada caso (solar, eólica, hidroeléctrica), son distintos. Pero el almacenamiento de la energía producida coincide en lo fundamental.

El almacenamiento a nivel de usuario final requiere los siguientes elementos:

  • – Baterías
  • – Supercondensadores
  • – Volantes de inercia

 

Opciones para almacenar energía solar 

El desarrollo tecnológico nos permite hablar de varias formas para almacenar energía solar. Quizás hayas oído hablar de las más convencionales. Otras, las más novedosas, parecen casi de ciencia ficción. Veamos cuáles son las más destacadas:

 

Almacenamiento en la nube

Quizás creas que nos hemos equivocado con el título de arriba y que no está relacionado con el tema. Esta vez no hemos fallado. Hoy en día es posible almacenar energía solar en la nube. Como si fuera un documento de texto para compartir en el trabajo o las fotos de tus sobrinos que te manda tu hermana.

La iniciativa, que parece sacada de un futuro muy lejano, tuvo su origen en Alemania en 2017. Una compañía eléctrica desarrolló un sistema descentralizado, una nube, para que sus clientes operen de forma individual con la energía solar generada. 

El proyecto permite a los usuarios vender, utilizar y almacenar megavatios de forma libre. De esta forma, se permite a cada negocio diseñar su modelo energético basado en su consumo y necesidades.

A nivel usuario, el sistema funciona tan simple como lo hace una nube en el campo de la informática. En vez de almacenar documentos, se almacenan megavatios. Estas unidades pueden moverse de un hogar a otro, dependiendo de las necesidades de cada uno y con la supervisión de la energética.

En este caso, el precio de la energía solar cambia según la hora en la que haya sido producida.

Para el desarrollo de estas baterías virtuales pioneras se ha contado con el apoyo de Google. A través de su aplicación Maps, es posible comunicar a los usuarios generadores qué cantidad de energía máxima pueden generar sus cubiertas.

 

Supercondensadores

Son dispositivos capaces de almacenar grandes volúmenes de energía que no requieren de reacciones químicas, funcionan con cargas electrostáticas. Se cargan y descargan con rapidez, en segundos, y así resultan ideales ante puntas de potencia o interrupciones del suministro.

Numerosas investigaciones están avanzando en este sentido para poder incorporarlos a instalaciones de energía renovable lo antes posible. El desarrollo de supercondensadores va en buena dirección, pero su aplicación generalizada aún no es factible.

 

Volantes de inercia

Este sistema de almacenamiento se compone de un disco metálico. Su estructura es mecánica: conserva la energía eléctrica en forma cinética, mediante el giro del disco. El sistema es revolucionario y abriría las puertas a aplicaciones increíbles.

Los pioneros en el desarrollo de volantes de inercia son los irlandeses Schwungrad Energie. Su gerente, Jake Bracken explicaba durante la presentación del proyecto que “el volante híbrido es una innovación disruptiva con potencial para revolucionar el mercado eléctrico y el sistema eléctrico en general, gracias a que puede desacoplar la provisión de generación de electricidad”.

 

Baterías

Las baterías son dispositivos que conservan energía mediante compuestos químicos que son capaces de producir una carga eléctrica. Las ventajas de las baterías consisten en su rápida funcionalidad, la facilidad de su instalación, su escalabilidad y su complementariedad con activos renovables.

 

¿Por qué almacenar energía solar?

La principal ventaja para impulsar el autoconsumo solar individual, colectivo o en comunidades energéticas, está en apostar por una energía verde, limpia y segura

No olvidemos que una de las desventajas que tiene la energía solar es que no se puede producir de noche. Es obvio. También afectan determinadas situaciones meteorológicas que complican el proceso. Con soluciones para almacenar energía solar se pueden sortear estos obstáculos.

La posibilidad de almacenar la energía no consumida es también interesante. La tecnología mejora y facilita el proceso, haciendo posible el ahorro. Muy pronto se abrirán opciones como compartir la energía, reintegrarse en el sistema o comercializar con ella.

La forma de almacenar la energía para autoconsumo depende de la tecnología escogida para ello. La decisión debe tomarse en función de los intereses, necesidades y condicionantes de cada usuario o grupo de usuarios. 

 

Comunidades energéticas y almacenamiento de energía solar

Las comunidades energéticas son colectivos que participan activamente en un proyecto de energía renovable. Implementan instalaciones que aspiran al autoconsumo. Se trata, por tanto, de un elemento crucial en términos de estrategias de sostenibilidad ambiental.

En Vergy tenemos una filosofía aún más amplia e integradora de las comunidades energéticas. Para nosotros, son grupos de personas que se unen para generar, consumir y gestionar energía. Y por ello ponemos a su disposición todos los recursos necesarios de asesoría e implementación para lograrlo de la manera más eficiente. 

De hecho, no toda comunidad energética tiene que ser una entidad jurídica. En cada caso buscamos la solución que mejor se adecúa a las necesidades y características de las personas con las que trabajamos.

Con nuestra filosofía enfrentamos la cuestión sobre cómo almacenar energía solar. En este momento, la introducción de la energía en el sistema se compensa con precios muy bajos, por lo que es mejor guardar. Ahora bien, con los precios actuales de los sistemas de almacenamiento que hemos repasado o similares, el hecho es que, desde la perspectiva del autoconsumo individual, tampoco compensa

Las comunidades energéticas, gracias a su flexibilidad, pueden aprovechar la situación con los medios actuales. Conviene prepararse para las nuevas normativas que impulsarán condiciones aún más ventajosas que las presentes para el autoconsumo compartido y para almacenar energía solar.

 

Retos presentes y futuros

El futuro de las energías renovables es apasionante, aunque no lleno de dificultades. Si bien los problemas técnicos van solucionándose por el propio desarrollo tecnológico, aún nos siguen poniendo zancadillas desde las instituciones. 

Poder almacenar energía solar de forma eficiente es ya una realidad. Hasta hace poco, los sistemas para hacerlo eran bastante limitados, pero hoy es posible incluso hacerlo en la nube. Lo que está por venir nos tiene mordiéndonos las uñas.

Si estás interesado en pasarte al lado coherente de la vida ¡Llámanos!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.