Modelos de Comunidades Energéticas

comunidades energéticas

Índice

Desde el comienzo de nuestra aventura, en Vergy hemos querido llevar el autoconsumo compartido de energía solar a través de modelos de comunidades energéticas participativos y sostenibles. Nuestro objetivo es extender la producción y el uso de energía limpia, colaborativa y más accesible. Y lo estamos consiguiendo.

Pero aún queda mucho por hacer. La posibilidad de ahorrar hasta un 60% en la factura eléctrica, usando energía limpia y de proximidad, sin inversión inicial, sin ataduras, sin entrar en las casas de los miembros de las comunidades, e incluso sin intervenir en sus tejados, tiene que ser conocida por toda la sociedad.

Para lograr nuestro objetivo, partimos de una división en tres modelos de comunidades energéticas. Y ahora hemos hecho posible un nuevo modelo que amplía las opciones de los anteriores y el margen de actuación de los ciudadanos.

Modelos de Comunidades Energéticas

Al iniciar nuestra andadura, establecimos la siguiente división de modelos de comunidades energéticas: comunidad vecinal, comunidad municipal y comunidad industrial. Cada modelo responde a las características peculiares de los grupos de población y a las estructuras de la actividad municipal y empresarial. 

El usuario, en todos los tipos de comunidad, puede participar en la comunidad en modo de alquiler de la instalación, o bien de compra del equipo correspondiente. Veamos en qué consiste cada modelo.

Comunidad Energética Vecinal

Instalando cubiertas en un único tejado, ofrecemos paquetes de 0,5 kW de energía limpia para los hogares que se encuentren en 500 metros a la redonda. Así logramos un ahorro de hasta el 60% en la factura eléctrica de todos y cada uno de los miembros de la comunidad.

El modelo de comunidad energética vecinal no requiere de inversión inicial en la instalación. Desde Vergy nos encargamos de adaptar el modelo a las necesidades concretas de la comunidad, y la acompañamos durante todo el proceso. Sin trámites engorrosos, sin compromisos, sin complicaciones.

Comunidad Energética Municipal

Ponemos en manos de los ayuntamientos e instituciones municipales una herramienta que puede cambiar el mundo. Los edificios públicos del municipio tienen la capacidad de recibir placas solares, convirtiendo el municipio en una fuente de energía, ahorro y sostenibilidad para los vecinos.

El ahorro que conlleva la comunidad energética municipal impacta tanto en el presupuesto del municipio como en los bolsillos de los vecinos y comercios que se sumen a la comunidad. Todos ellos disfrutan así de energía limpia y hasta un 60% más barata.

Comunidad Energética Industrial

Toda empresa que disponga de un tejado tiene ya la posibilidad de ahorrar en la factura de la luz, generar beneficios y contribuir de manera social y medioambiental con su entorno. Hablamos de hasta un 40% de ahorro en la factura eléctrica de la empresa gracias al autoconsumo compartido. Y aún mayores beneficios si la instalación de las placas en el tejado de la nave se destina a compartir energía a 500 metros a la redonda.

De nuevo, la comunidad energética industrial no requiere de inversión inicial por parte de sus miembros. Desde Vergy ayudamos para elegir la potencia óptima, convertimos las empresas en fuentes de energía limpia, clarificamos el consumo y la gestión, y en todo caso cada miembro sigue teniendo total libertad para decidir la compañía con la que contratar la energía restante.

Un nuevo modelo de la comunidad energética

El nuevo modelo responde a escuchar a los usuarios y entender sus necesidades, ya sean personas, empresas o municipios. ¿Su objetivo? Extender el alcance de energía limpia procedente de placas solares. Nos enfocamos en alcanzar acuerdos con colegios, centros comerciales, polideportivos… Cualquier empresa que cuente con una gran cubierta con  espacios para instalar placas solares. 

Cuando las placas solares están instaladas y funcionando, estos espacios disponen automáticamente de energía limpia y más barata. Pero, además, ponemos el sobrante a disposición de los vecinos, comercios e instituciones vecinales de la zona (en un radio de 500 metros). 

Una sola fuente de energía limpia ofrecida a hogares, comercios, locales, instalaciones municipales… Todos aquellos que se encuentren en el radio de actuación de la comunidad (500 metros) tienen la opción de convertirse en miembros de la comunidad energética. Y quienes no tengan a su alcance la infraestructura, siempre pueden unirse y contar con Vergy para crear su propia comunidad.

Estas comunidades energéticas nos van a permitir que cada kW de energía limpia producida sea consumida en proximidad, minimizando el impacto medioambiental, logístico, respecto a las macroinstalaciones de paneles solares que, además, en ocasiones generan problemas de paisaje e identidad del lugar.  

Pero, sobre todo, estas comunidades energéticas permiten que todo tipo de usuarios pueda beneficiarse de esta energía más limpia, más barata y colaborativa. Si queremos cambiar el consumo de energía de un país colocando fuentes de generación de energía renovable en tejados cada 500 metros, nos corresponde ponerlo fácil para que cualquiera pueda beneficiarse de ello y formar parte de una comunidad energética. Y, muchas comunidades energéticas juntas, pueden suponer un enorme cambio en el modo de generar, consumir y pagar nuestra energía.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.